TRAVAD ORAL - Farmacodinamia

Se sostiene que los laxantes salinos, como los fosfatos de sodio, actúan por el efecto hiperosmolar que producen los iones de sodio que no son absorbidos y aumentan la cantidad de agua al interior del intestino y estimulan de manera indirecta los receptores intestinales que activan su motilidad. En estudios recientes se ha medido la osmolaridad del contenido intestinal al nivel del ángulo de Treitz tras la ingestión de soluciones de fosfato de sodio; esta fue normal, lo cual desvirtuaría la teoría de la hiperosmolaridad como mecanismo de acción. Es posible que otros mecanismos contribuyan con su efecto catártico como la producción de sustancias proinflamatorias como el factor activador de plaquetas (PAF) y el óxido nítrico. Se demostrado que el PAF ejerce una importante estimulación de la secreción y motilidad en el colon. Se cree que el óxido nítrico favorece los efectos laxativos de estos compuestos al inhibir la motilidad en ciertos segmentos colónicos. Los movimientos intestinales aumentados se mantienen entre 2 a 4 horas posterior a la ingestión de TRAVAD ORAL®. Aproximadamente el 85% de los pacientes experimentan el cese de la actividad intestinal a las 4 horas de la última ingesta. Las dosis orales están comprendidas en el rango entre 20 a 40 g de fosfato de sodio por dosis.