TRINAKOR - Reacciones adversas

El riesgo de efectos adversos con dosis farmacológicas de corticosteroides generalmente se incrementa con la duración de la terapia y la frecuencia de administración y a una menor extensión con la dosis. La administración crónica de dosis de reemplazo fisiológico de corticoides raramente causa efectos adversos. La administración de glucocorticoides inyectables vía local reduce el riesgo de efectos sistémicos. El riesgo de ambos efectos adversos, sistémico y local está continuamente presente en cierto grado y se incrementa con la frecuencia de las inyecciones. La dosis farmacológica de glucocorticoides disminuyen la resistencia a infecciones, el paciente puede estar predispuesto a infecciones sistémicas durante y el tiempo siguiente a la terapia. Incremento de susceptibilidad a infecciones puede ocurrir con el uso de corto plazo y altas dosis (terapia "pulso") también como con un uso más prolongado. Además de los síntomas de principio o progresión de infecciones que pueden estar ocultas. Los siguientes efectos secundarios y adversos han sido seleccionados en base de su potencial significado clínico. Estas indican la necesidad de atención médica. Incidencia menos frecuente: Diabetes mellitus (visión borrosa o disminuida, frecuencia urinaria, incremento de la sed). Incidencia rara: Quemadura, entumecimiento, dolor u hormigueo en o cerca del lugar de la inyección, falla cardiaca congestiva -en individuos susceptibles- reacción alérgica generalizada (rash cutáneo o hinchazón) o en reacciones alérgicas locales o infección en el lugar de la inyección (enrojecimiento, hinchazón dolor u otros signos de infección o reacción alérgica), disturbios psíquicos tales como delirio (confusión, excitación, agitación, nerviosismo), desorientación, euforia (falsa sensación de felicidad), alucinaciones (viendo, escuchando o sintiendo cosas que no están ahí), episodios maníaco-depresivos depresión mental o paranoia, ceguera repentina. Nota: Los disturbios psíquicos son más probables de ocurrir en pacientes con una enfermedad de debilitamiento crónico que la predisposición a ellos por disturbios psíquicos y en pacientes que reciben altas dosis diarias, los disturbios psíquicos pueden estar relacionados a la dosis, mejor que a la duración de la terapia, los síntomas pueden aparecer dentro de unos pocos días a 3 semanas después de iniciar la terapia. Adicionalmente la euforia o un temor a una recaída pueden conducir a una dependencia psicológica o un abuso de corticosteroides. Con administración intravenosa: Anafilaxis generalizada, (urticaria, respiración corta, hinchazón del rostro, membrana nasal y párpados, presión en el pecho, problemas en la respiración, jadeo); arritmia cardiaca, enrojecimiento del rostro o mejilla, mareos. Nota: Administración intravenosa rápida de altas dosis de corticosteroides han sido reportadas como causa de angiodema y/o reacciones anafilácticas, mareos y muerte repentina asociada con arritmias cardiacas. se recomienda monitoreo con electrocardiograma (ECC). Equipo, medicaciones y entrenamiento personal necesario para tratar estas complicaciones debería estar disponible inmediatamente. Estas ocurren principalmente durante el uso de periodos largos e indican la necesidad de atención médica: Acné, supresión adrenal, necrosis avascular (dolor de hombros o caderas), catarata subescapular posterior (visión borrosa o pérdida gradual de la visión), síndrome de Cushing, los efectos incluyen redondez del rostro, hirsutismo (incremento inusual en el crecimiento del cabello), hipertensión, irregularidades menstruales, debilidad muscular (manchas rojizas púrpuras en brazos, rodillas, tronco o ingle), atrofia del tejido cutáneo o subcutáneo (piel delgada y brillante, depresión de la piel en el lugar de la inyección) - con infecciones respiratorias frecuentes, equimosis, retención de fluidos y sodio (rápido peso ganado inflamación de los pies o bajo las rodillas), glaucoma con posible daño en el nervio óptico (visión borrosa u otro cambio en la visión, dolor de ojo), supresión de crecimiento - en niños, síndrome hipocalémico (golpe irregular del corazón, calambre o dolor muscular, cansancio o debilidad muscular); cicatrización de heridas, incremento de la presión intracraneal) (dolor de cabeza, insomnio, papiledema, cansancio inusual o debilidad), infección ocular, secundario, fúngico o viral (visión borrosa u otros cambios en la visión, dolor de ojo, ojos rojizos, sensibilidad a la luz, lagrimeo), osteoporosis o fractura de hueso (dolor de espalda, costilla, brazos y piernas) - incluye compresión vertebral y fractura patológica de huesos; pancreatitis (continuo dolor abdominal o estomacal o quemadura, náusea, vómito), úlcera péptica o perforación intestinal (deposiciones sanguinolentas o negras, continuo dolor abdominal o estomacal o quemadura), dolor en el lugar de la inyección, miopatía esteroidea (debilidad muscular), ruptura de tendón, piel delgada, frágil. Estas indicaciones necesitan atención médica sólo si continúan o son molestosas: Incidencia más frecuente: Irritación gastrointestinal (náusea, vómito), aumento del apetito, indigestión, nerviosismo o inquietud, problemas de sueño, aumento de peso. Incidencia menos frecuente o rara: Cambios en el color de la piel o hipopigmentación (oscurecimiento o aclaración del color de la piel), mareado o aturdido, enrojecimiento del rostro o mejilla, dolor de cabeza, hipo, aumento del dolor articular (siguiente al dolor intraarticular), aumento de sudoración, sangrado de nariz (siguiente a la inyección intranasal), vértigo (mareo, sensación de estar girando). Nota: Hipopigmentación es más probable en el lugar de inyección. Enrojecimiento de rostro o mejilla puede persistir por 24 o 48 horas. Aumento de dolor articular puede ocurrir dentro de pocas horas posinyección y persiste por más de 48 horas. Estas ocurren principalmente después de que la medicación es descontinuada, indicando un síndrome de abstinencia del corticosteroide y la necesidad de atención médica. Síndrome de abstinencia: Dolor abdominal o de espalda, mareos, desmayos frecuentes o continuos dolores de cabeza inexplicables, fiebre de bajo grado, dolor muscular o articular, náusea, pérdida del apetito prolongado, rápida pérdida de peso, reaparición de síntomas de la enfermedad, respiración corta, cansancio o debilidad inusual, vómito.