VITALJECT - Farmacología

Las vitaminas del complejo B funcionan en muchas reacciones esenciales del metabolismo intermediario. El pirofosfato de tiamina, la forma fisiológicamente activa de la vitamina B1 (tiamina), funciona en el metabolismo de los carbohidratos como una coenzima en la descarboxilación de a-cetoácidos, como piruvato y acetoglutarato, así como en la utilización de pentosa en la derivación de monofosfato de hexosa; esta última función comprende a la transcetolasa dependiente de pirofosfato de tiamina. Varios cambios metabólicos de importancia clínica pueden tener vínculo directo con el efecto bioquímico de la tiamina. En la deficiencia de ésta, hay alteraciones de la oxidación de los a-cetoácidos, y se ha utilizado un incremento de la concentración sanguínea de piruvato como uno de los signos diagnósticos del estado de deficiencia. El requerimiento de tiamina se relaciona con el índice metabólico y es mayor cuando los carbohidratos constituyen la fuente de energía. Este hecho tiene importancia práctica en pacientes que requieren nutrición parenteral y que, así, reciben una porción sustancial de las calorías en forma de dextrosa. Estos individuos deben recibir una ración generosa de la vitamina. La deficiencia grave de tiamina, conduce al padecimiento denominado beriberi. El beriberi seco se relaciona con el sistema nervioso. En cuanto el beriberi húmedo compromete al aparato cardiovascular:Muchos de los signos y síntomas neurológicos son característicos de neuritis periférica, con alteraciones sensitivas en las extremidades, incluso áreas localizadas de hiperestesia o anestesia. Hay pérdida gradual de la fuerza muscular, y puede originar caída de la muñeca o parálisis completa de una extremidad. La falta de Vitamina B1 también puede generar alteraciones de la personalidad, depresión, falta de iniciativa y memoria inadecuada, al igual que muchos síndromes tan extremos como encefalopatía de Wernicke y la psicosis de Korsakoff. Los síntomas cardiovasculares pueden ser notorios e incluyen disnea de esfuerzo, palpitaciones, taquicardia, y otras anormalidades cardíacas caracterizadas por un ECG anormal (principalmente voltaje bajo de la onda R, inversión de la onda T y prolongación del intervalo Q-T), e insuficiencia cardíaca del tipo gasto alto. Por tal motivo se denomina beriberi húmedo; hay edema estenoso, en gran parte como resultado de hipoproteinemia por ingestión inadecuada de proteína, o hepatopatía concomitante, junto con insuficiencia de la función ventricular. La encefalopatía de Wernicke, es un desorden agudo neuropsiquiátrico, que involucra pérdida neuronal y micro-hemorragias; éste se observa como resultado de un inadecuado suministro de Vitamina B1 al cerebro. Es común asociar este síndrome con el abuso de alcohol. Un tratamiento adecuado con Tiamina puede revertir los cambios bioquímicos inducidos y prevenir el desarrollo de lesiones estructurales. La condición permanente de daño cerebral se denomina síndrome de Korsakoff. Los pacientes que presenten encefalopatía de Wernicke que no esté asociada al consumo de alcohol, rara vez desarrollan síndrome de Korsakoff; esto indica que existe un efecto de sinergia entre la deficiencia de tiamina y el abuso de alcohol, ya que es más perjudicial que uno de ellos por aparte. El síndrome de Korsakov ó Psicosis alcohólica de Korsakov, es un desorden de memoria con inconsciencia y los pacientes evidencian daño en la memoria a corto y largo plazo, repetidamente hacen las mismas preguntas, no reconocen a las personas que habían conocido antes del inicio de la enfermedad. La amnesia se debe a la interrupción del circuito diencéfalo - hipocampo del núcleo talámico y de los cuerpos mamilares. Esta afección está relacionada con el alcoholismo. La vitamina B12 (cianocobalamina) es esencial en la dieta. La deficiencia puede dar por resultado síntesis defectuosa de DNA en cualquier célula en la cual esté ocurriendo replicación y división cromosómicas. Puesto que los tejidos con tasa mayor de recambio celular muestran los cambios más notorios, el sistema hematopoyético es especialmente sensible a la deficiencia de esta vitamina. Una vez que una célula madre hematopoyética queda comprometida para ingresar en una serie programada de divisiones celulares, el defecto de la replicación cromosómica da por resultado incapacidad de las células en maduración para completar divisiones nucleares, no obstante, la maduración citoplasmática continúa a un ritmo relativamente normal. Esto origina la producción de células con morfología anormal, y su muerte durante la maduración (hematopoyesis ineficaz). El reconocimiento de este tipo de hematopoyesis anormal permitió la clasificación diagnóstica inicial como anemia perniciosa. Hoy en día, la anormalidad característica de la morfología de los eritrocitos tiene importancia para el diagnóstico y como guía terapéutica después de la administración de las vitaminas. La deficiencia de vitamina B12 puede ocasionar daño irreversible del sistema nervioso. Se observan tumefacción progresiva de neuronas, desmielinización y muerte de células neuronales en la médula espinal y la corteza cerebral. Esto causa una amplia gama de signos y síntomas neurológicos como parestesia en las manos y pies, disminución de los sentidos de vibración y de posición, con inestabilidad resultante, merma de los reflejos tendinosos profundos, y, en etapas más tardías, confusión, mal humor, pérdida de memoria e incluso pérdida de la visión central. El paciente puede mostrar ideas delirantes, alucinaciones e incluso psicosis manifiesta. La piridoxina está involucrada en el mantenimiento del metabolismo de aminoácidos, también en el de carbohidratos y grasas, además está implicada en la formación de hemoglobina. La deficiencia de piridoxina es poco usual en humanos, en razón de su amplia distribución en alimentos. No obstante, la deficiencia puede ser inducida por medicamentos, por ejemplo durante el tratamiento con isoniacida. La inadecuada utilización de piridoxina puede ser causada por ciertos errores congénitos del metabolismo. La deficiencia puede conllevar a anemia, dermatitis, queilitis y síntomas neurológicos como neuritis periférica y convulsiones.