ZINKIDS - Farmacología

La absorción y excreción del Zinc están controlados por mecanismos homeostáticos no muy bien conocidos. Sin embargo, se sabe que cuando la ingesta de Zinc es pequeña, la absorción intestinal aumenta notablemente mientras que se reducen las pérdidas de este elemento por la orina y en la tracto intestinal. Absorción: La absorción del Zinc tiene lugar en el intestino delgado y puede ser incompleta en el tracto gastrointestinal. La biodisponibilidad dietaría del Zinc varía ampliamente entre las diferentes fuentes, pero está alrededor del 20-30%. La absorción de Zinc en la dieta es casi el doble durante el período de la lactancia. Se efectúa mediante dos mecanismos: un mecanismo saturable, mediado por transportadores, que funciona más eficientemente cuando las concentraciones de Zinc en la luz intestinal son bajas, y un mecanismo de difusión pasiva que depende de las concentraciones del metal. Como el Zinc se encuentra por lo general unido a aminoácidos y pequeños péptidos, los iones tienen que ser liberados en las proximidades de las vellosidades para que puedan ser absorbidos. La absorción del Zinc depende de varios factores, en particular de su concentración en la dieta y de sustancias que interfieran con su absorción. Los fitatos y las dietas ricas en fibras secuestran el Zinc, impidiendo su absorción digestiva. El cobre y el cadmio utilizan los mismos transportadores compitiendo con el Zinc y reduciendo su absorción. Concentraciones elevadas de calcio también reducen la absorción del Zinc. Por el contrario, las dietas ricas en proteínas facilitan la absorción debido a que muchos aminoácidos y péptidos pequeños (sobre todo los sulfurados) forman quelatos que facilitan la absorción. Otros factores que favorecen la absorción del Zinc son la glucosa o la lactosa. Cuando el Zinc se administra por vía intravenosa, aproximadamente el 10% de la dosis aparece en el intestino a los 30 minutos. El Zinc es subsiguientemente aclarado de la sangre, probablemente por el páncreas y otros órganos que lo necesitan para su función. Distribución: Para que la absorción ocurra adecuadamente, es necesaria la presencia de una sustancia facilitadora, la cual es secretada por el páncreas (proteasa); el Zinc se une a ella y se transporta a través del borde en cepillo de las células epiteliales; las cuales tienen unos receptores a nivel de la membrana basolateral, donde se localiza el Zinc que se absorbe. Una vez en el interior de la célula, el Zinc se une a las metaloproteínas y otras proteínas del citoplasma celular. Mediante movimientos transcelulares, las metaloproteínas transportan el Zinc hasta el extremo basolateral de las células entéricas para su paso a la sangre. El paso a la sangre se realiza también mediante un mecanismo de transporte activo ya que las concentraciones de Zinc plasmáticas son mayores que las concentraciones intracelulares. La albúmina es la principal proteína transportadora del Zinc; también en menor proporción la transferrina y la a2-macroglobulina. Una parte importante del Zinc de la sangre se localiza en los eritrocitos. La albúmina plasmática interactúa con estos receptores y fija el Zinc a estos sitios de unión. La cantidad de albúmina libre de metal disponible determina la cantidad de Zinc removido de las células intestinales. El Zinc y el cobre compiten por los mismos sitios de unión en la albúmina plasmática. La concentración plasmática normal oscila alrededor de 90 mg/dL, por debajo de 60 mg/dl, se considera que existe deficiencia. Eliminación: Su excreción es principalmente por heces y la regulación de la pérdida fecales es importante en la homeostasis de Zinc. Se pierden pequeñas cantidades en la orina y en el sudor.